Publicado por en Blog, Psicología.

EVALUANDO EL ESPECTRO DEL AUTISMO

El proceso de evaluación es un proceso complejo, que debe ser siempre realizado por un profesional cualificado y con experiencia en la materia, dada la complejidad que  este entraña y la posible confusión de las características de este trastorno con otros (por ejemplo, con el Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad o con ciertos Trastornos de personalidad).

Aludiendo concretamente al proceso, este se realiza de la siguiente forma:

  • entrevista con los padres y/o familiares cercanos, con el objetivo de recoger toda la información posible de las dificultades presentadas por la persona a evaluar, desde su infancia hasta la actualidad.
  • entrevista con la persona a evaluar: esta parte del proceso permite recoger las principales dificultades que la persona presenta en la actualidad, ya estén relacionadas directamente con aspectos concretos del Trastorno del Espectro del Autismo, con otros procesos cognitivos básicos (como la atención o la memoria) u otros más complejos (como el lenguaje o el procesamiento de la información).

Por supuesto, durante en dicha evaluación siempre se utilizarán pruebas basadas en la evidencia y con un amplio estudio y recorrido en este área. Tras la recopilación y análisis de toda la información recogida, se concluirá si esta puede ser encuadrada dentro de alguna de las categorías diagnósticas reconocidas en la actualidad, así como las recomendaciones más adecuadas para cada caso.

Y, una vez recibido el diagnóstico, ¿ya está?

El objetivo principal del diagnóstico no es solo la obtención de una determinada etiqueta, sino la identificación de las características de la persona y el consiguiente planteamiento de objetivos de intervención.

Carmen Muñoz Orts

Licenciada en Psicología

Master en Terapia de conducta

Experto en Diagnóstico y Educación de alumnos con altas capacidades